La Universidad Católica ha firmado convenios con 11 instituciones de la ciudad portuaria para que sus estudiantes puedan colaborar con el amparo de su Instituto de Voluntariado.

 

04 Agosto 2017

Uno de los eventos en los que alumnos y profesores de la UCAM participaron como voluntarios

 

La Universidad Católica San Antonio crece en Cartagena no sólo en número de alumnos en el Campus de Los Dolores, sino también en su arraigo e implicación con la sociedad cartagenera. En este camino, la UCAM ha rubricado ya convenios de colaboración con 11 entidades sin ánimo de lucro del municipio para que sus alumnos intensifiquen su colaboración como voluntarios, bajo el paraguas del Instituto Internacional de Caridad y Voluntariado Juan Pablo II.

De hecho, durante este curso 19 alumnos del campus cartagenero han colaborado de forma continuada como voluntarios en centros de la Asociación Tutelar de la Persona con Discapacidad (ASTUS), Caritas Cartagena, la Casa Cuna de las Hijas de la Caridad, Maestros Mundi y el Hospital de Santa Lucía.

Hasta ahora, la mayoría de estos voluntarios han ayudado al cuidado y la realización de actividades lúdicas con los menores retirados de sus familias en el centro que las Hijas de la Caridad tienen concertado con la Comunidad Autónoma. Otros alumnos de la UCAM han contribuido al buen funcionamiento del refuerzo escolar de Cáritas o al acompañamiento, el apoyo educativo y actividades de ocio de los menores hospitalizados. 

A estos se les suman los 60 estudiantes de la UCAM en Cartagena que colaboraron como voluntarios en la procesión de Fátima y otros tantos que han participado en la organización de eventos deportivos como la carrera solidaria o la Ruta de las Fortalezas.

No obstante, la UCAM tiene firmados también convenios con ASIDO Cartagena, la Federación de Asociaciones de Familias de Personas Sordas de la Región, Proyecto Abraham, Servicio de Ocio Inclusivo y la Residencia de mayores AMMA y la de Fundamifp para seguir potenciando el voluntariado como contribución a la sociedad que además sirve para el desarrollo personal de sus alumnos, a los que -en algunos casos- también le abre las puertas del mercado laboral.