• Organizada por la Universidad Católica de Murcia, la Diócesis de Cartagena y la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cartagena, la procesión, en la que también han estado las reliquias de los santos pastorcillos Jacinta y Francisco, se ha iniciado en la Basílica de Nuestra Señora de la Caridad, en donde fue acogida por el Arzobispo Carlos Amigo, y ha finalizado en la Iglesia de Santa María con una emotiva Eucaristía oficiada por Francisco Gil Hellín, arzobispo emérito de Burgos.

 

  • La iglesia Santa María de Gracia estaba abarrotada de público completándose con cientos de sillas las naves laterales y además, se tuvo que disponer una pantalla gigante en la puerta principal de la iglesia para que numerosos fieles que no pudieron acceder al templo siguieran la Eucaristía.

 

20 Mayo 2017

La Virgen Peregrina de Fátima en su recorrido por las calles de Cartagena

 

En los actos también participaron, el arzobispo emérito de Zaragoza, Manuel Ureña; el vicario general de la Diócesis, Juan Tudela; el vicario de Cartagena, José Abellán Ibáñez; el presidente de la Junta de Cofradías de Cartagena, Manuel Martínez; el alcalde de la ciudad, José López y el presidente de la UCAM, el cartagenero Don José Luis Mendoza, que ha destacado la relevancia del impresionante encuentro entre la Virgen de Fátima y la Virgen de la Caridad, dando lugar a un momento histórico y muy emotivo para la ciudad de Cartagena.

Miles de fieles acompañaron a la Virgen Peregrina de Fátima en la procesión por las calles de Cartagena, en cuyo desfile participaron representantes y autoridades religiosas, militares y civiles. Los fieles portaron velas encendidas recorriendo las calles. Durante la celebración de la Eucaristía participó la Coral Cartagonova.

La Virgen Peregrina permanecerá en la iglesia de Santa María de Gracia durante todo el fin de semana para aquellos que quieran visitarla y rezar junto a ella, y el lunes se la trasladará de nuevo a la UCAM.

 

 

Historia de la Virgen Peregrina

Esta imagen se realizó en el año 1947, siguiendo las instrucciones de Sor Lucía, una de las pastorcillas a las que se apareció la Virgen. Poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, un párroco de Berlín propuso que una imagen de Nuestra Señora de Fátima recorriese todas las capitales y ciudades episcopales de Europa. La idea fue retomada en abril de 1946, por un represente de Luxemburgo en el Consejo Internacional de la Juventud Católica Femenina y al año siguiente, el mismo día de su coronación, tuvo inicio el primer viaje.

 

Clausura del Congreso Internacional de Mariología

Cardenales, obispos y diferentes expertos de relevancia mundial en la figura de la Virgen María se dan cita esta semana en el Congreso Internacional de Mariología que bajo el título ‘María, madre de misericordia’ organiza la Universidad Católica de Murcia, junto con la Diócesis de Cartagena, el Cabildo de Hermandades y Cofradías de Murcia, la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Cartagena y el patrocinio de la Pontificia Academia Mariana Internacional. Este congreso se realiza con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen María a los pastorcillos de Fátima (Portugal).

Algunos de los temas que se abordan en el mismo son: María en la vida de la Iglesia, en la historia de la salvación, en la liturgia y la Iglesia Siria, en la tradición oriental, así como la experiencia pastoral en Fátima. Los expertos que los desarrollan son del ámbito religioso como el cardenal Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid; Stefano Cecchin, presidente de la Pontificia Academia Mariana Internacional; Ignace Youssif III Younan, patriarca de Antioquía y de todo Oriente de los Sirios; Serafim de Sousa Ferreira e Silva, obispo emérito de Leiria-Fátima; Juan Miguel Ferrer Grenesche, presidente de la Sociedad Española de Mariología, entre otros.

Destaca también la participación en este congreso, entre otros, del cardenal Giuseppe Versaldi, prefecto de la Congregación de Educación Católica; el cardenal Carlos Amigo, arzobispo emérito de Sevilla; y José Luis Mendoza, presidente de la UCAM.