La facultativa del servicio de Medicina Interna del Hospital “Santa Lucía” de Cartagena Clara Smilg Nicolás se doctora por la UCAM tras defender hoy su tesis doctoral.

 

01 Diciembre 2017

Clara Smilg

 

El estudio multicéntrico que ha realizado la facultativa del servicio de Medicina Interna del Hospital “Santa Lucía” Clara Smilg Nicolás en su tesis doctoral ha aportado nuevos avances para abordar la enfermedad tromboembólica venosa.

Se trata de un trabajo de investigación en el que han participado cuatro hospitales del Servicio Murciano de Salud (SMS), el General Universitario Santa Lucía de Cartagena, el Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca y el General Universitario Morales Meseguer de Murcia y el Hospital Rafael Méndez de Lorca y que ha estado dirigido desde la Universidad Católica San Antonio. 

En él se incluyeron 1.662 pacientes que ingresaron en distintos servicios médicos desde el Servicio de Urgencias, entre Marzo y Septiembre de 2013, con determinados criterios de inclusión, en cada uno de estos hospitales.

El objetivo era estudiar la capacidad predictiva de las distintas escalas que existen actualmente en la valoración del riesgo tromboembólico, tanto venoso como para el isquémico arterial o hemorrágico con compromiso vital.

Las conclusiones de este análisis abren las puertas a nuevas investigaciones, vías y protocolos de actuación en este campo.

Enfermedad tromboembólica venosa
La enfermedad tromboembólica venosa se refiere al proceso caracterizado por la formación de un trombo (coágulo sanguíneo) en el interior del sistema venoso que puede crecer o fragmentarse, interrumpiendo la circulación normal de la sangre y causando diversas complicaciones. 

Las principales manifestaciones de la enfermedad tromboembólica son la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar, entre otras.

La trombosis venosa profunda (TVP) se produce cuando se forma un trombo o coágulo en el interior de una vena profunda, generalmente de los miembros inferiores (aunque también se pueden producir en los brazos, en la porta, en las ilíacas, en las propias venas cavas…), obstruyendo la circulación normal de la sangre en dichas venas.

El trombo que se forma en una vena profunda puede desfragmentarse o romperse y desprenderse. El émbolo desprendido viaja por las venas en dirección al corazón, para llegar hasta los pulmones a través de las venas pulmonares. Es en los pulmones donde el émbolo se para y obstruye el interior de una o más arterias pulmonares impidiendo el paso de la sangre y el intercambio gaseoso. Este proceso se denomina embolia pulmonar.